06 diciembre 2008

71. Zapatero, decirte que en la mayor sociedad anónima del Estado, Correos y Telégrafos, en cumplimiento de la Constitución, cero

Hoy, día de celebración de la Constitución española, es bueno hacer reflexión y crítica sobre el cumplimiento del contenido de la misma en las actuaciones cotidianas, en todos y cada uno de los momentos que hacen que un país se pueda sentir orgulloso de sí mismo.

Desde los blogs de este sitio, hemos analizado frecuentemente actitudes y aptitudes, entre otras, referidas a la mayor empresa del Estado por el número de empleados, que está sujeta al derecho privado, Correos y Telégrafos, S. A.; actuaciones llevadas a cabo por personas de manera autónoma, cuya responsabilidad es del Gobierno, pero cuya incidencia ha resultado muy negativa para un amplio colectivo de trabajadores e incluso usuarios, todos con título de ciudadano.

El Tribunal Supremo sentenció que Correos y Telégrafos ha incumplido el principio constitucional de igualdad ante la ley; dicho incumplimiento lo ha llevado a cabo de manera concienzuda y persistente hasta el cansancio, privando del derecho y deber al trabajo a un colectivo amplio que habiendo reclamado sus derechos constitucionales, resultó indemnizado por incumplimientos de la empresa. Ahora, Correos y Telégrafos, dilata la ejecución de la sentencia que rechaza su actitud inconstitucional, presentando recursos por medio de la abogacía del Estado, con quién tiene suscrito un acuerdo especial para que le represente frente a los ciudadanos que están reclamando su derecho avalado por el alto tribunal.

Las autoridades sanitarias han detectado que, los gestores de la querida empresa de todos, incumplen la normativa de prevención de riesgos laborales (también aquí denunciado). Nada menos que la protección de la salud, derecho a la integridad física y moral, incumplimiento de las más elementales normas sobre salud, falta de medidas de protección, acoso, caso omiso a las advertencias y medidas coercitivas aplicadas por las autoridades.

La autoridad laboral en Galicia, ha puesto manos en el asunto pidiendo la actuación de la Inspección de Trabajo, cuya intervención está siendo muy importante en el ámbito de todo el Estado, con la incomprensible excepción de la Inspección de Trabajo en la provincia de Pontevedra, la cual inexplicablemente, en algún caso, desde hace más de tres años, no es capaz de exigir a Correos y Telégrafos, entre otras cosas, simplemente haga entrega de la documentación que toda empresa viene obligada a tener a disposición de la autoridad laboral conforme al artículo 23 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (también lo hemos comentado).

El reciente cese del Presidente de Correos, no exime a la Sra. Ministra de Fomento, Doña Magdalena Alvarez, del firme respeto a la ley al que están sujetos también los poderes públicos. Es precisamente el cese de las actuaciones ilegales e ilícitas lo que hace grande al Estado.

Las autoridades gubernamentales centrales, están recibiendo denuncia de situaciones rocambolescas (por nosotros denunciadas), referentes al operador postal estatal, tales como la actuación de personas carentes de potestades administrativas que firman la autorización o denegación de licencias por enfermedad, o realizan actos sujetos al derecho administrativo sin facultades.

Han saltado a la luz recientemente, noticias desde las Islas Canarias (Diario Crítico), que nos advertían de la existencia de unos acuerdos que vienen del año 2000, llevados a cabo entre Correos y la Agencia Tributaria, por los que presuntamente los ciudadanos pudieran haber sido privados de su legítimo derecho a la defensa en ciertos expedientes administrativos, tramitados por correo certificado con acuse de recibo.

En los últimos tiempos, el Señor Presidente del Gobierno de España está haciendo las cosas bien, con prudencia, dando la cara responsabilizándose de la mala situación, en ciertas materias como la del aumento del desempleo, que todos sabemos no son del todo culpa suya. Le hemos visto emocionado, por la victoria en las urnas del presidente electo en EEUU, Barack Obama, firme esperanza para sus futuras relaciones internacionales. Le hemos oído palabras quizás excesivamente estridentes, como la referente a que la democracia americana nos ilumina a todos.

Por eso, hoy, día de celebración de nuestra Constitución, le decimos al Presidente Zapatero que en la mayor sociedad anónima del Estado, Correos y Telégrafos, en cumplimiento de la Constitución, cero.

Salvo mejor parecer.

Baldo